Nuestra Fé

Que creen los y las luteranos/as?

La Biblia

bibliaMujeres y hombres inspirados por el Espíritu divino, relataron en las páginas de la Biblia sus experiencias de encuentro, fe y amor. La Iglesia reconoce esa inspiración; y cree y confía que esa colección de documentos revela la Palabra de Dios.

El Antiguo Testamento es una colección de textos sagrados del pueblo de Israel. El Nuevo Testamento no es simplemente “la segunda parte” de la Biblia , tampoco se lo toma aisladamente del Antiguo. Para comprenderlo es importante conocer cuanto hay en él de relectura y actualización de promesas y anuncios contenidos en la Biblia hebrea.

Para la fe cristiana, Jesucristo es la revelación fundamental de Dios. La obra de Dios, iniciada en el Antiguo Testamento, encuentra su cumplimiento en Jesucristo, tal como nos lo presenta el Nuevo Testamento. Por esta relación tan estrecha entre ambos Testamentos, entre Jesús y su pueblo, entre las promesas y su cumplimiento, debemos afirmar que para poder comprender el Nuevo Testamento, necesitamos indefectiblemente el Antiguo.
La rama protestante del cristianismo considera que no hay otro acceso a la revelación de Dios fuera del libro inspirado, normativo y sagrado, que da testimonio y transmite su Palabra.

Con mucha sabiduría de lo alto, la Iglesia siempre defendió la integridad de su Biblia completa y se opuso al rechazo del Antiguo Testamento. Olvidarse de él no sólo significa perder las raíces hebreas de la iglesia y de Cristo mismo. También equivale a desperdiciar buena parte de la revelación de Dios.

Los Credos

athanasiusProfesión de fe y confesión de Atanasio (obispo de Alejandría). Escrita en el año 333 de la era cristiana . Esta confesión de fe fue usada después de 450 a .C. en la provincia eclesial de la Galia del imperio romano. Poco a poco fue adoptada por toda la iglesia occidental romana. Es el resultado de discusiones doctrinales, que se extendieron durante todo el Siglo IV. Estas discusiones surgieron alrededor de declaraciones sobre la trinidad divina, por la misma esencia divina y de la característica humana de Jesús de Nazaret, de por qué los cristianos confesamos a Jesús como Hijo de Dios y de qué significa para la proclamación del Evangelio el hecho que Jesús sea el Salvador y la Salvación del mundo. El credo atanasiano parte de la pregunta: ¿Como ser salvo?

Su respuesta es que al que quiere ser salvo, le es necesario ante todo que guarde la fe universal y común. La universal, común fe es ésta: que adoramos un Dios en la Trinidad , y la Trinidad en la Unidad.

Reafirmanos nuestra fé en cada culto. Para tanto, muchas vezes usamos el Credo Apostólico u el Credo Niceno

Catecismos

catecismosLa palabra “catecismo” significa libro de enseñanza , es por ello que se utiliza para designar los manuales de instrucción en la fe cristiana.

En el transcurso de la historia cristiana se conocieron diversos catecismos, tal es el caso del Catecismo Romano de la Iglesia Católica ; el Catecismo de Heidelberg difundido por la Iglesia Reformada ; el Catecismo de Ginebra redactado por Juan Calvino y el Catecismo Mayor y Menor de Martín Lutero publicados en 1529.

Lutero era consciente de que las personas evangélicas de su época vivían ajenas al evangelio y sin la fe auténtica. Entonces, seleccionó de la doctrina cristiana cinco temas y los explicó con palabras sencillas, para que los creyentes pudieran comprender mejor lo que rezaban en sus cultos dominicales.

El Catecismo Menor está dedicado a madres, padres y educadores/as que deseen compartir el evangelio con jóvenes y niños/as. El Catecismo Mayor en cambio, busca fortalecer la fe evangélica de pastores/as y educadores/as.

Los Sacramentos

sacramentosEn las iglesias evangélicas provenientes de la Reforma se reconocen como Sacramentos a la Santa Cena y el Bautismo . A diferencia de la Iglesia Católica , que reconoce siete, la tradición evangélica protestante considera como verdaderos compromisos sólo dos, ya que ambas prácticas fueron ordenadas directamente por Jesús.

El origen de la Santa Cena se remonta a la última cena que Jesucristo mantuvo con sus discípulos la noche en que fue traicionado y apresado. Este Sacramento es al mismo tiempo juicio y oportunidad de arrepentirnos y recibir el perdón de Dios. El pan y el vino dados en la cena expresan la entrega completa de Jesús y son compartidos en comunidad.

El Bautismo se remonta a la práctica bautismal de las primeras comunidades cristianas en respuesta al encargo de Jesús hecho a sus discípulos (Mateo 28,19-20). A través del bautismo las personas se convierten en discípulos de Cristo y responden a su llamado con cada pensamiento, palabra y obra de sus vidas. El agua derramada simboliza que la persona es parte del cuerpo de Cristo.

La espiritualidad

espiritualidadLos cultos y la celebración de los sacramentos del Bautismo y la Santa Cena son el centro de la vida comunitaria . Alli se renueva la fe, se nutre la vida espiritual, se fortifica el espíritu de servicio al prójimo, se ensaya la convivencia basada en el perdón y el respeto por la personalidad del hermano y de la hermana.

La liturgia es sencilla y se desarrolla con lecturas bíblicas, oraciones e himnos, como un diálogo, con la participación de toda la congregación.

Culto

El culto -interpretado como un servicio divino – es el alma de una comunidad cristiana y ocupa el centro de su vida. Dios mismo reúne los creyentes bajo su Palabra, y estos responden con sus cantos y oraciones, con sus confesiones y alabanzas. Dijo Lutero al respecto: “El Señor nos habla por medio de su santa Palabra, y nosotros a El por las oraciones y los himnos”.

Este servicio divino expresa, por un lado los beneficios que Jesucristo brinda a su iglesia mediante las dádivas de gracia, la palabra y los sacramentos (según Hebreos 8,2); por otro lado se refiere al servicio que la congregación brinda a Dios como expresión de agradecimiento y adoración en su plegaria y su ofrenda (según Romanos 15,16).

Los cultos pueden ser conducidos por un pastor, una pastora, un lector o una lectora.

Los servicios se celebran, por lo general, en el templo. Esto no impide que por algún motivo se celebre en un galpón, domicilio particular, hospital, etc.

La Oración

oracionOrar es hablar con Dios en forma personal y confiada. Nos dirigimos a Dios para pedir y agradecer, alabar y confesar. La Biblia nos invita a cultivar este diálogo. Podemos confiar en que Dios atienda nuestras súplicas, dejando en sus manos cuándo y cómo ha de cumplirlas. Jesucristo enseña, a los discípulos que desean aprender a orar, el Padrenuestro . Este modelo estimula e inspira nuestras propias plegarias.

Vea también:

31 de Octubre – Dia de la Reforma Protestante

Evangélico – Católico

La Confesión de Augsburgo

Busque más informaciones en
http://www.iglesiaevangelica.org/
http://www.lutero.com.br/