Tabla de Deberes 2

velas1

 Algunos versículos bíblicos para todos los santos órdenes y estados. Para que ellos mediante un pasaje que les concierna sean exhortados para su función y oficio.   

A los obispos, a los pastores y a los predicadores

“Es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente,  decoroso,  hospedador,  apto  para  enseñar,  no  dado  al  vino,  no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa,  que  tenga a  sus  hijos  en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa,  ¿cómo  cuidará de la iglesia de Dios?) no un neófito”, etc. Esto lo encontramos en el cuarto capítulo de la primera epístola a Timoteo.

 Deberes de los cristianos frente a sus maestros y pastores.

 Comed y bebed lo que os den; porque el obrero es digno de su salario , (Lc. 10:7)

“Así  también  ordenó  el Señor  a los que  anuncian el evangelio,  que vivan del evangelio”( 1Co. 9:14).  “El  que  es enseñado en la palabra,  haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye. No os engañéis; Dios no puede ser burlado (Gál. 6:6). “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla”(1 Tim. 5:17). Asimismo, “El obrero es digno de su salario” (Lc. 10:7); “Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros,  y os presiden en el Señor,  y os amonestan; y que los  tengáis  en  mucha  estima  y amor  por  causa de su obra.  Tened paz entre vosotros”  (1 Tes. 5:12).  “Obedeced  a  vuestros pastores,   y  sujetaos  a ellos; porque ellos  velan  por  vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso”(Heb. 13:17).

 De la autoridad Secular

“Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.  De  modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo ” (Rom. 13:1 y siguientes).

 Deberes de los súbditos hacia la autoridad .

Dad  a  César  lo  que  es  de  César,   y  a  Dios lo  que  es  de  Dios”.     (Mt. 22:21).    “Sométase toda persona a las autoridades superiores”, etc (Rom.13:1). Por lo cual es necesario  estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia.   Pues  por  esto  pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios  que atienden  continuamente a esto mismo. Pagad a todos lo que debéis; al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra” (Rom. 13: 5-7). “Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas,  oraciones,  peticiones  y  acciones   de gracias, por todos los hombres;  por  los  reyes  y  los  que están en eminencia,  para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad” (1 Tim. 2:1 y siguientes). Recuérdales que se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra”. (Tito 3:1) “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores,  como por él enviados  para  castigo de  los  malhechores y alabanza de los que hacen bien”(1 Pe. 2:13).

 A los maridos

“Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo”(1 Pe. 3:7). “No seáis ásperos con ellas”(Col. 23:19).   

 A las esposas

“Vosotras, mujeres,  sed fieles  a  vuestros maridos. (1 Pe. 3:1).

 A los padres

“Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (Efe. 6:4; Col. 3:21).

 A los hijos

“Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo”.  “Honra   a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra”. (Efe. 6:1-3).

A los siervos, siervas, jornaleros, trabajadores, etc.

“Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor,   con  sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; no sirviendo al ojo, como los que quieren  agradar  a los hombres,  sino  como  siervos  de  Cristo,  de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no  a los hombres,   sabiendo que  el bien  que cada  uno  hiciere,  ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre”(Efe. 6:5-8).   

 A los amos y amas

“Vosotros, amos, haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos, y que para él no hay acepción de personas”. (Efe. 6:9).

 A la juventud en general

“Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos;  y  todos,  sumisos  unos a otros, revestios de humildad; porque Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.  Humillaos, pues,  bajo la poderosa mano  de Dios  para que él os exalte cuando fuere tiempo” (1 Pe. 45:5 y siguientes).    

 A las viudas

“La que en verdad es viuda y ha quedado sola, espera en Dios, y es diligente en súplicas y oraciones noche y día. Pero la que se entrega a los placeres, viviendo está muerta” (1 Tim. 5:5 y siguientes).

 A todos los cristianos en común 

“Y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo” ( Rom.13:9).  “Exhorto  ante  todo,  a  que  se  hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres”.

Cada uno aprenda lo suyo y nada irá mal en la casa.